domingo, 22 de febrero de 2009

Así gana el Madrid

El Real Madrid goleó por 6-1 y se situa a siete puntos del líder, el Barcelona. El juego de los de Juande fe perfecto en la primera mitad, en la que se anotaron todos los goles. Huntelaar y Raúl consiguieron un doblete cada uno. Higuaín y Sergio Ramos abrieron y cerraron la cuenta, respectivamente. Lo mejor del Betis fue su afición: 2000 verdiblancos que no dejaron de animar pese al chaparrón madridista.



El mejor partido de la era Juande, sin duda. Al menos los primeros 45 minutos. Esa primera mitad fue intensa, vibrante, espectacular. Una de esas noches que hacen historia, con las que se explica la leyenda del club blanco. Los jugadores podrían haber estado ausentes pensando en el próximo duelo europeo, pero no hubo atismo de distracción. Todo lo contrario, fueron los verdiblancos los que no saltaron al terreno de juego. No recordaron aquel equipo que ganó en el Pizjuán y que tuteó al Barça. En el Santiago Bernabéu dieron un pobre imagen, rozando el esperpento.

La goleada la abrió Higuaín muy pronto. El argentino recogió dentro del área una dejada de Raúl, dejó sentado a Ricardo, burlando su salida, y la metió con toda la tranquilidad del mundo. Se le recriminaba al argentino que cuando encaraba la portería se le hacía pequeña. Ese trauma está olvidado. Aunque el Pipita aún tiene una asignatura pendiente: marcar lejos del Santiago Bernabéu.



Al tanto del argentino le siguieron dos de Huntelaar. El primer doblete del holandés, sus primeros tantos en el santuario blanco. Este puede ser un jugador clave en el futuro: goleador de raza que mata en el área y libera a sus compañeros de ataque, Raúl e Higuaín.



Porque Raúl se siente cómodo haciendo de enlace entre la media y la delantera. Está más alejado del área, pero liberado de la marca de los centrales tiene mejor llegada. Cuatro tantos en dos partidos. Y suma 13 esta temporada, 218 en Liga, 311 con el Madrid. Estos dos últimos muy buenos: el primero, de golpeo seco pegado al palo desde fuera del área; el segundo, superando de exquisita cuchara (vaselina made in Raúl) a Ricardo.



Antes del descanso redondeó la noche Sergio Ramos con un cabezazo en plancha a saque de falta. Era el definitivo 6-1. Anteriormente, Oliveira recortó distancias con un golazo y pudo poner el 3-2 en un fallo garrafal de Casillas, que le entregó la pelota al brasileño, que tiró al poste. La segunda parte no existió. Sirvió para que volvieran Guti, Sneijder y Robben. Pero los presentes en el estadio estaban más atentos al transistor que al terreno de juego.

Hay que felicitar a Juande Ramos por lo que ha conseguido. Ha dado sentido y rigor al equipo, que ahora sabe a lo que juega. Primero apuntaló la defensa, con un doble pivote, Gago-Lass, que deja seco a cualquier centro del campo. Después ha trabajado la delantera y la baja de Robben le ha acabado de enseñar el camino. La distancia de siete puntos es importante, pero la parroquia blanca, desde ayer, ve posible la remontada.

2 comentarios:

DRJ dijo...

Con Schuster no hubiera sido posible revertir la espiral negativa en la que había entrado el equipo, Juande nos ha sacado del pozo y hay que agradecerselo muy mucho.

Por otro lado, el madridismo parecía muy desesperanzado y con las últimas dos victorias se ha vuelto a encender la llama de la fe. Eso es una buena noticia.

Un saludo de cibermadridista.blogspot.com

Alba dijo...

Buen partido el del Real madrid, que no tuvo rival alguno en el campo. El Betis se entregó desde el primer minuto.
Saludos